Desatando el poder de las turberas Colombianas

Los humedales de turba son un ecosistema de humedales crucial para mitigar el cambio climático y proporcionar servicios ecosistémicos esenciales. Sin embargo, en Colombia, los humedales de turba son en gran parte desconocidos y poco estudiados a pesar de cubrir áreas significativas del país.

Colombia no solo es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, sino también uno de los más vulnerables a eventos climáticos extremos causados por el cambio climático. Colombia es conocida como un país de páramos. Los páramos son zonas tropicales de gran altitud que se encuentran en Venezuela, Colombia, Ecuador y el norte de Perú, generalmente ubicados entre 3000 y 5000 metros sobre el nivel del mar. Son fríos y húmedos y reciben mucha luz solar. Debido al clima constante, hay crecimiento de plantas durante todo el año y los suelos están constantemente saturados. El ecosistema de páramo abarca aproximadamente 35,000 kilómetros cuadrados en América Central y del Sur.

El páramo es un ecosistema único que se encuentra en altitudes elevadas, que cubre aproximadamente 2.5 millones de hectáreas o el 10% del área terrestre de Colombia. Está compuesto principalmente por pastos, arbustos y árboles pequeños que se han adaptado al entorno hostil, que incluye bajas temperaturas y fuertes vientos. El páramo desempeña un papel ecológico importante en la regulación del suministro de agua para las comunidades y ciudades aguas abajo, incluyendo Bogotá. Además, brinda servicios ecosistémicos esenciales al apoyar a las comunidades locales, como la regulación del flujo de agua, el almacenamiento de carbono y la preservación de la biodiversidad.

Lamentablemente, el ecosistema del páramo enfrenta actualmente diversas amenazas debido a las actividades humanas. Perder el páramo tendría consecuencias graves tanto para el medio ambiente como para las comunidades locales. La expansión de la agricultura y la ganadería hacia las áreas de páramo ha llevado a la degradación del suelo y la erosión, así como a la introducción de especies invasoras que compiten con la vegetación nativa. Las actividades mineras también han causado un daño significativo a los ecosistemas de páramo al alterar el terreno natural y contaminar los cursos de agua.

El Páramo y yo

Nací en Fresno, Tolima, un pequeño pueblo en el centro de Colombia rodeado por dos ríos, el Guarino y el Gauli. Estos ríos son muy importantes, ya que se originan en el ecosistema del páramo. Aunque dependía del páramo para mi agua potable, no sentía una conexión con él hasta que conocí al profesor Juan Carlos Benavides mientras estudiaba en la Universidad Pontificia Javeriana.

Gracias al profesor Benavides, tuve la oportunidad de visitar el páramo por primera vez, y fue una experiencia impresionante. Desde ese día, he querido seguir visitando este hermoso ecosistema. Cada vez que voy, siento como si fuera la primera vez de nuevo. El páramo ocupa un lugar especial en mi corazón, y he llegado a apreciar su importancia como fuente de recursos vitales tanto para los seres humanos como para el medio ambiente.

Desde 2016 hasta 2021, trabajé en un proyecto como asistente de investigación y coordinador junto con mi universidad y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM). El proyecto se centraba en comprender cómo el ecosistema del páramo almacena carbono y libera metano, y durante mi tiempo en el proyecto aprendí mucho sobre estos temas. En los últimos años, me he dedicado por completo al estudio de los temas principales del proyecto.

Las turberas tropicales de alta montaña

La región de los Andes, con su clima, geografía y topografía únicas, crea condiciones ideales para la formación de muchas turberas, conocidas localmente como «turberas» o «bofedales». Las turberas son cruciales porque almacenan grandes cantidades de carbono en su suelo, lo que ayuda a mitigar los efectos del cambio climático al reducir la cantidad de carbono en la atmósfera. Se estima que las turberas almacenan el doble de carbono que todos los bosques del mundo combinados. Además, las turberas proporcionan un hábitat para una variedad de plantas y animales únicos, y también desempeñan un papel crucial en la regulación del suministro de agua y la prevención de inundaciones.

Las turberas no solo son importantes por su papel en el medio ambiente, sino también por los beneficios que brindan a las comunidades y ciudades cercanas. Regulan el flujo de agua y brindan áreas de pastoreo. Desafortunadamente, la introducción de animales de pastoreo y prácticas agrícolas en los últimos 200 años ha llevado a cambios en la vegetación del páramo, incluyendo la fragmentación y pérdida de ciertas especies de plantas y la degradación de las turberas.

Sin embargo, en Colombia, las turberas son en gran parte desconocidas y poco estudiadas. A pesar de cubrir áreas significativas del país, la importancia y el potencial de estos ecosistemas permanecen sin reconocer y a menudo se consideran terrenos baldíos o áreas improductivas. La falta de conocimiento y comprensión de los valores ecológicos, sociales y económicos de las turberas en Colombia plantea un desafío significativo para su conservación y uso sostenible. Por lo tanto, es necesario crear conciencia sobre la importancia de las turberas y su papel en la mitigación del cambio climático y la provisión de servicios ecosistémicos esenciales.

El pastoreo de ganado está causando mucho daño a las turberas en los Andes. El ganado pisa la tierra, come la vegetación y altera la forma en que los nutrientes se mueven a través del ecosistema. En la década de 1950, más personas comenzaron a vivir en el área y a cultivar papas, lo que llevó al drenaje de las turberas para obtener agua para el riego.

Desafortunadamente, cuando las turberas se secan, la materia orgánica en el suelo comienza a descomponerse y liberar dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. Uno de estos gases es el metano, que es particularmente perjudicial porque tiene un efecto de calentamiento mucho más fuerte que el dióxido de carbono.

Turberas para el futuro

Turberas para el futuro es un proyecto de restauración de turberas de alta montaña que se enfoca en la rehumidificación de turberas degradadas, que es el proceso de restaurar los niveles de agua en las turberas a su estado natural. Esto se puede lograr a través de diversos métodos, como bloquear canales de drenaje, construir presas y rehumidificar la tierra. Restaurar los niveles de agua ayuda a reducir la tasa de descomposición del suelo orgánico, lo que a su vez disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero y promueve el crecimiento de vegetación que forma turba. Otros beneficios incluyen mejorar la calidad del agua, aumentar la biodiversidad y promover la regeneración de los ecosistemas de turberas degradadas.

Las turberas son ecosistemas vitales que desempeñan un papel crucial en la mitigación del cambio climático. Estos humedales son sumideros de carbono altamente eficientes, capaces de almacenar grandes cantidades de carbono y metano. Las propiedades únicas de la turba la convierten en un excelente filtro natural, lo que permite que las turberas actúen como un poderoso sumidero de carbono y metano. A medida que trabajamos para abordar el apremiante problema del cambio climático, proteger y restaurar las turberas es una parte fundamental de nuestros esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y garantizar un futuro sostenible para nuestro planeta.

El objetivo de este proyecto es restaurar tres hectáreas de turberas de alta montaña a través de la rehumidificación, diseñar estrategias de manejo del pastoreo de ganado y evaluar cómo variaron los flujos de dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4) antes y después de la rehumidificación de las turberas. Adoptaremos estrategias como la restauración de zanjas, la sensibilización comunitaria y el manejo del pastoreo de ganado.

Turberas para el futuro es un proyecto dirigido por la Corporación Andina para el Desarrollo Integral y Sostenible COANDIS y The Ecosystem Carbono Conservation TECC.

Deja un comentario

Supporting partners 2023

Supporting partners

The Restoration Stewards program provides funding, mentorship and training to deepen the impact of youth-led restoration projects. The year-long program is run by the Youth in Landscapes Initiative (YIL) and the Global Landscapes Forum (GLF) under the banner of Generation Restoration to support and highlight the work of eight young restoration practitioners and their teams in 2023.

During the program, the Restoration Stewards and their teams are  supported to further develop their project and serve as ambassadors at both global and local levels. Globally, the Restoration Stewards share their journeys in a series of vlogs and blogs documenting their stories of inspiration and challenges and participate in different international events to showcase their work. Locally, they are sparking a restoration movement, mobilizing local communities and creating pathways to connect, share, learn, and act for livelihoods and landscapes.