The Raton River is the entrance to the Mararai Reserve. This river, which rises between páramos and peatland, feeds the aqueduct of hundreds of people.

Reserva Mararai: donde la biodiversidad, el agua y la captura de carbono convergen armónicamente

El río Ratón es la entrada a la Reserva Mararai. Este río que nace entre páramos y turberas alimenta el acueducto de cientos de personas.

Los entornos alpinos tropicales húmedos representan ecosistemas esenciales que conservan la biodiversidad, facilitan procesos biológicos, almacenan carbono y suministran agua. Sin embargo, estos ecosistemas son particularmente vulnerables a los cambios ambientales en todo el mundo.

La Reserva Mararai, situada en el páramo de Almorzadero, dentro de la Finca Angosturas, de la familia Cruz Rivera, resguarda uno de los ecosistemas más singulares del planeta. Los páramos se encuentran en zonas montañosas entre los 3000 y 4500 metros sobre el nivel del mar, y se distinguen por su topografía diversa y su rica biodiversidad.

Los páramos son fundamentales para los seres humanos gracias a sus múltiples servicios ecosistémicos. Por ejemplo, en Colombia, cerca de 20 millones de personas dependen del agua que estos producen. A su vez, la Reserva Mararai es el origen de varios ríos que abastecen a miles de personas en la zona.

Izq. a der.: José y Mireya, líderes ambientales guardianes del páramo.

En el marco de las actividades de restauración de humedales tipo turbera de nuestro proyecto Turberas para el Futuro, visitamos la Reserva Mararai para realizar un diagnóstico inicial del área. Nos acompañaron Mireya y José, quienes han liderado los esfuerzos de conservación y restauración en esta reserva que alberga al cóndor de los Andes (Vultur gryphus) y al búho cornudo (Bubo virginianus), ¡que tuvimos la oportunidad de avistar!

Búho cornudo (Bubo virginianus) avistado en la Reserva Mararai.

Los páramos son tesoros de biodiversidad biológica. Se asemejan a islas en las cumbres de las montañas y las especies que han evolucionado en ellos han tenido escasas oportunidades de dispersarse. Por este aislamiento natural y las condiciones climáticas únicas, muchas de las especies que habitan los páramos de Colombia son únicas en el mundo. Esto los convierte en ecosistemas excepcionales y de gran importancia para la conservación de la diversidad biológica global.

Las lluvias son frecuentes en los páramos, generando acumulaciones de agua gracias a la buena capacidad de infiltración de sus suelos. Por ello, y gracias a su gran potencial de regulación hídrica, son el lugar de origen de lagunas, turberas y quebradas. Colombia es hogar de 52 % de los páramos del mundo; muchos de los grandes ríos del país, como el Magdalena, se orginan en este ecosistema.

Turberas de alta montaña de los Andes Colombianos, claves en el ciclo hidrológico.

Además de sus servicios ecosistémicos esenciales, los páramos poseen alta importancia cultural. En Colombia, comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes habitan estos ecosistemas; sus conocimientos tradicionales han jugado un rol esencial en el uso y protección de la biodiversidad única de los páramos.

La participación de las comunidades y su conocimiento son indispensables en el desarrollo de los procesos investigativos, de conservación, de uso y manejo sostenible del páramo.

Los pueblos campesinos del páramo poseen un amplio conocimiento sobre el uso y la protección de la biodiversidad.

Los suelos de los páramos son vastos almacenes de carbono, acumulado en su vegetación y en las turberas. En los centímetros más superficiales del suelo se encuentra una reserva de carbono que oscila entre las 120 y 400 toneladas; en las turberas, esta acumulación puede llegar hasta las 1500 toneladas.

Lamentablemente, el uso inadecuado de los páramos ha ocasionado una pérdida significativa de su capacidad para capturar carbono y otros gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático global. La conservación y uso sostenible de estos ecosistemas son esenciales para resguardar su biodiversidad única y fortalecer su rol determinante en la captura de estos gases y en la mitigación del cambio climático.

José tomando muestras de suelo para la estimacion de contenidos de carbono.

En esta salida a campo, recogimos muestras de suelo para calcular los niveles de carbono presentes en la zona que restauraremos y aislaremos. Esto último consiste en cercar el área con una malla especial para evitar que ovejas y caballos accedan libremente a las turberas, evitando la degradacion de la turba, emision de gases efecto invernadero y la perdida de servicios ecosistemicos.

El contenido de carbono en el suelo es nuestro principal indicador de restauración. Para llevar a cabo esta evaluación, José recogió muestras de suelo a una profundidad de hasta 40 centímetros en seis puntos a lo largo del flujo hídrico, usando un barreno especial. Mariana Ospina, estudiante de Ecología y parte del equipo de Turberas para el Futuro, midió otras de las variables clave en el estudio del ciclo del carbono: el pH, la conductividad eléctrica y la temperatura del suelo. Mireya registró los datos obtenidos durante el proceso. Finalmente, medimos el área que aislaremos para calcular la cantidad de malla que necesitaremos, así como de soportes y demás insumos.

José, Mireya y Mariana miden el área de turberas que será cercada.

Al concluir las actividades de diagnóstico, continuamos nuestro recorrido por la Reserva Mararai, que sobresale por su relevancia ecológica y su impresionante belleza geológica. A lo largo de miles de años, los glaciares han esculpido las montañas circundantes con formas singulares, que rodean las extensas hectáreas de humedales, pastizales y campos de cultivo.

La Reserva Mararai alberga una amplia diversidad en formaciones geologicas unicas.
El paisaje único de los páramos colombianos.

La misión de Turberas para el Futuro es restaurar la tierra y preservar el futuro. Cada paso que damos en esta dirección nos acerca a un entorno más saludable y sostenible, donde la naturaleza y las comunidades prosperan en armonía. Con nuestro compromiso colectivo, trabajamos por un futuro radiante para todos.

El equipo soñado.

Article tags

Restauración Ecologica

BE PART OF THE MOVEMENT

Finally…

…thank you for reading this story. Our mission is to make them freely accessible to everyone, no matter where they are. 

We believe that lasting and impactful change starts with changing the way people think. That’s why we amplify the diverse voices the world needs to hear – from local restoration leaders to Indigenous communities and women who lead the way.

By supporting us, not only are you supporting the world’s largest knowledge-led platform devoted to sustainable and inclusive landscapes, but you’re also becoming a vital part of a global movement that’s working tirelessly to create a healthier world for us all.

Every donation counts – no matter the amount. Thank you for being a part of our mission.

Deja un comentario

Related articles

Supporting partners 2023

Supporting partners

The Restoration Stewards program provides funding, mentorship and training to deepen the impact of youth-led restoration projects. The year-long program is run by the Youth in Landscapes Initiative (YIL) and the Global Landscapes Forum (GLF) under the banner of Generation Restoration to support and highlight the work of eight young restoration practitioners and their teams in 2023.

During the program, the Restoration Stewards and their teams are  supported to further develop their project and serve as ambassadors at both global and local levels. Globally, the Restoration Stewards share their journeys in a series of vlogs and blogs documenting their stories of inspiration and challenges and participate in different international events to showcase their work. Locally, they are sparking a restoration movement, mobilizing local communities and creating pathways to connect, share, learn, and act for livelihoods and landscapes.